Previsiones fines de semana de otoño

En los fines de semana de otoño se prevén desplazamientos hacia zonas de descanso, así como segundas residencias y zonas de ocio a través de autopistas, autovías y carreteras nacionales. Si quieres saber los itinerarios y horarios más conflictivos, sigue leyendo.

Viernes tarde: salida

Los viernes, en horario de 19 a 21, se prevé tráfico abundante dirección salida de los grandes núcleos urbanos hacia esas zonas de descanso, ocio y segundas residencias.

Sábado mañana: salida

Durante la mañana del sábado, con horario de 11 a 13 horas, seguirán esos desplazamientos de corto recorrido hacia zonas comerciales, de ocio o segunda residencia cercanas a los núcleos urbanos.

Domingo tarde: entrada

El domingo se darán los desplazamientos de regreso a los núcleos urbanos, con horario desfavorable de 18 a 22 horas, con gran intensidad de tráfico en las vías principales y los accesos a las ciudades.

Fuente: DGT

Consejos para la conducción en otoño

Ya quedó atrás el verano para dejar paso al otoño, esa época del año que nos evoca al instante las hojas cayendo de los árboles y formando una alfombra en las calles. Los días comienzan a acortarse y el calor del verano parece irse poco a poco, dando paso a lluvias y viento. Pero todo esto no puede parar nuestra vida cotidiana y, por supuesto, el coche no se puede quedar aparcado hasta que llegue el buen tiempo de nuevo. En Alquiber te traemos unos consejos para que la conducción en otoño sea lo más segura posible.

Conducir en otoño con seguridad

1. Revisión

Pon a punto tu vehículo revisando puntos clave para la conducción en invierno:

  • Frenos: imprescindibles para la seguridad del vehículo.
  • Neumáticos: tras las vacaciones se pueden haber desgastado o haber perdido presión. Recuerda que son el único punto de contacto con la carretera.
  • Niveles: comprueba los niveles de aceite, líquido de frenos, anticongelante.
  • Escobillas del limpiaparabrisas: en el verano pueden haberse endurecido y resquebrajado debido a las altas temperaturas. Comprueba que estén en buen estado.
  • Luneta térmica: seguro que llevas una buena temporada sin utilizarla. Comprueba que funcione correctamente para que no te pille desprevenido.
  • Luces: con los días haciéndose cada vez más cortos y las condiciones climáticas empeorando progresivamente, es imprescindibles que compruebes que todas las luces el vehículo funcionan adecuadamente. Incluso aquellas que no usas de forma habitual, como las antinieblas.

2. Horas de luz

Como hemos mencionado antes, las horas de luz en otoño van disminuyendo según avanza la estación. Ten en cuenta que, cada vez más, tus viajes tendrán lugar al amanecer, al ocaso o directamente cuando haya anochecido. En todos estos momentos es obligatorio llevar las luces de cruce. Además, es recomendable llevarlas encendidas en los trayectos durante el día. Es importante ser vistos.

3. Calzada

Una de las cosas más típicas del otoño, la caída de las hojas de los árboles, también puede ser peligroso si te encuentras ante una gran acumulación. Esta situación puede generar aquaplanning, sé precavido.

Además, sobre todo en zonas de montaña y de la meseta interior, pueden tener lugar las primeras heladas, además de las lluvias. Observa bien la calzada y conduce con precaución.

4. Animales

Otoño es el pico de accidentes relacionados con animales. Saber reaccionar cuando nos encontramos con uno en carretera es esencial para no atropellarlo ni tener un accidente con nuestro vehículo.

5. Condiciones meteorológicas

Según vaya avanzando la estación, nos iremos encontrando con condiciones más difíciles, como la lluvia, el viento, la niebla o el hielo. Es recomendable, además de conducir con precaución en estas ocasiones, ver la previsión del tiempo para saber a qué atenernos durante el viaje.

Claves para frenar de forma adecuada

Es obvio que el uso adecuado de los frenos es de vital importancia en la conducción. Pero, por el contrario, no siempre tenemos en cuenta recomendaciones que nos pueden ayudar en momentos clave y evitarnos un susto… o algo más. Alquiber te trae unos consejos que pueden contribuir a que tu conducción sea más segura. Empezamos.

Claves para frenar correctamente

1. Conoce tu vehículo

¿Tu vehículo tiene ABS o carece de él? Si tiene ABS, dispositivo que evita que las ruedas se bloqueen, en frenadas bruscas no tendremos problemas al pisar el pedal a fondo. Por el contrario, si el coche no está equipado con ABS, lo recomendable es levantar el pie poco a poco para liberar las ruedas, dosificando para evitar el bloqueo. Ojo, no debemos liberar el pedal por completo o, de lo contrario, el vehículo se lanzará.

2. Mantén la distancia de seguridad

Mantener la distancia de seguridad es imprescindible. De poco sirve un gran sistema de frenado si no dejamos espacio para que el coche de detenga. La distancia de frenado aproximada de un vehículo es la primera cifra de la velocidad a la que circula al cuadrado. Así, si llevamos una velocidad de 90 km/h, 9×9=81, nuestro vehículo necesitará 81 m para detenerse por completo.

3. Evita frenar en las curvas… si puedes

Es preferible que reduzcas la velocidad antes de entrar en una curva. Si no queda más remedio, procura frenar de forma muy suave para evitar que tu coche pierda agarre y se vaya con la curva. Si esto ocurre, podrás solucionarlo disminuyendo la presión del freno para que el peso del coche vaya a las ruedas de nuevo.

4. Utiliza el freno motor como ayuda

Utilizar el freno motor, esto es, disminuir velocidad bajando la relación de marchas, te ayudará a frenar de forma más suave. Además, evita el desgaste de pastillas y discos. Es aconsejable utilizarlo en situaciones como puertos de montaña y atascos, para no fatigar el sistema de frenado.

5. Evita volantazos

Si encuentras un obstáculo en la carretera, es preferible que reduzcas la velocidad todo lo posible a que des un volantazo que pueda hacerte perder el control del vehículo o causar un choque con otro vehículo u otro elemento de la carretera. Es mejor una pequeña colisión controlada a baja velocidad.

6. Cuidado con las paradas repentinas

Si por cualquier motivo, por ejemplo una retención, debes frenar y parar de forma repentina y brusca, intenta dejar una distancia de seguridad con el vehículo que te precede y acciona las luces de emergencia para advertir a los vehículos siguientes. También es aconsejable que los vigiles por el retrovisor para, en caso de que no frenen a tiempo, utilizar la distancia que has dejado al vehículo de delante para evitar la colisión.

Desde Alquiber, queremos darte un consejo más para finalizar: como siempre, sé precavido. Presta atención a tu entorno, las condiciones y el resto de conductores. En la carretera no vamos solos, es importante estar atento al resto de variables. De esta forma podrás evitar más de un problema.

Filtro de partículas: como evitar las averías en vehículos diésel

El filtro de partículas puede convertirse en un verdadero problema si se desconoce cómo mantenerlo adecuadamente. Desde Alquiber te traemos unas recomendaciones para que tu vehículo diésel no te dé ningún susto.

Qué es el filtro de partículas

El filtro de partículas es un dispositivo situado en el tubo de escape de prácticamente los vehículos diésel fabricados a partir de 2006. Se encarga de retener las partículas sólidas que generan los motores para reducir las emisiones. Los problemas llegan cuando el filtro se satura.

El problema: saturación

Cuando se utiliza el vehículo en tiempos cortos y a poca velocidad, el filtro puede llegar a taponarse e incluso romperse. En el momento que el filtro se sature, se encenderá el testigo del vehículo y deberemos acudir inmediatamente al taller. El vehículo podrá seguir funcionando en esta situación, pero si se alarga mucho entrará en modo de emergencia, limitando las prestaciones del motor. En caso extremo, el vehículo del motor puede quedar dañado.

La solución: regeneración

Para evitar esta situación, las grandes marcas recomiendan la regeneración espontánea: este proceso consiste en provocar un aumento de la temperatura para incinerar las partículas que se acumulan en el filtro.

Esta incineración tendrá lugar cuando se conduzca el vehículo en periodos de 15/20 minutos a una velocidad superior a 60 km/h, con revoluciones altas (2.500 a 3.000 rpm) y marchas cortas. En resumen, debemos sacar el vehículo a carretera asiduamente.

En la fase de regeneración, el conductor puede notar que aumenta ligeramente el ralentí, que sale humo por el tubo de escape e incluso tirones cuando se mantiene una velocidad suave y constante. No obstante, este proceso es normal. Si necesitáramos más potencia en el vehículo, bastaría con reducir la marcha y aumentar las revoluciones.

Siguiendo estas pequeñas directrices, nos aseguraremos de que nuestro vehículo diésel siga funcionando de manera adecuada y nos ahorraremos algún que otro pequeño susto y visita al taller.

En Alquiber recordamos a todos los clientes la importancia de la regeneración espontánea, asegurándonos así de que sus vehículos funcionan perfectamente y pueden sacar el mayor provecho de una de sus herramientas de trabajo principales: su flota.