Consejos para conducir en primavera

Conducir en primavera

Con la primavera llega la regulación de las temperaturas, el sol y los días largos… y viniendo de una estación como es el invierno, en la que las condiciones climatológicas suelen ser muy adversas, tendemos a relajarnos al volante. Pero si algo define a la primavera es la climatología inestable.

Conducir en primavera: ahora sol, en un rato lluvia

Así es la primavera, podemos pasar de un sol radiante a lluvias torrenciales en cuestión de minutos. Y el cóctel de clima inestable y relax al volante suele causar un aumento de la siniestralidad. De aquí la importancia de estar prevenido y saber cómo adaptarse a estas situaciones.

Conducir con los cambios de tiempo

En primavera podemos encontrar desde el sol más veraniego hasta nieblas propias del invierno, así, en cada situación debemos actuar de forma distinta:

  • Con lluvia y niebla: se deben encender las luces de cruce, aumentar distancia de seguridad y reducir velocidad. Usa el climatizador para evitar que se empañen los cristales. Ten en cuenta estos consejos para evitar el aquaplaning.
  • Con hielo: puede formarse alguna placa de hielo en zonas de umbría tras lluvias y nieblas, se debe observar la carretera y moderar la velocidad.
  • Con sol: llevar gafas de sol preparadas en todo momento para cuando sean necesarias. Es muy recomendable también limpiar los cristales con regularidad para evitar deslumbramientos.

Precaución con las alergias

Además, padecer una alergia nos dificultará en gran medida, hasta el punto de suponer un peligro, la conducción. Para ello, existen una serie de recomendaciones y trucos para disminuir la alergia dentro del vehículo. Además, se debe tener precaución a la hora de tomar medicamentos, ya que muchos de los utilizados para combatir las alergias causan somnolencia. Te lo contamos todo en nuestro artículo sobre las alergias y la conducción.

Alergias: peligro al volante

alergias peligro al volante

Con el buen tiempo, especialmente de abril a junio, se produce la mayor incidencia de alergias. No solo los síntomas pueden afectar a la conducción, sino también los medicamentos para paliarlos. ¿Cómo debemos enfrentarnos a la conducción cuando aparecen alergias? Te lo contamos.

Los síntomas de la alergia dificultan la conducción

Estornudos, congestión, secreciones, picor nasal, lagrimeo, conjuntivitis, somnolencia,…  En esta época del año seguramente sea alergia. En cualquier caso, lo mejor es visitar al médico y que éste nos diagnostique una de las dos opciones.

Los síntomas citados anteriormente pueden dificultar la conducción de manera grave. Encadenar estornudos puede hacernos apartar la mirada de la carretera hasta 15 segundos. Además, la mitad de las personas con alergia sufre alteraciones en el sueño, lo que les produce somnolencia y fatiga. En resumen, los síntomas de la alergia en sí afectan directamente a la seguridad al volante. Pero no sólo eso, los efectos secundarios de los fármacos para combatirlos también pueden afectarnos.

Los medicamentos contra la alergia y sus efectos secundarios

Algunos de los fármacos utilizados contra las alergias pueden causar como efecto secundario somnolencia, por lo que es importante no tomarlos si se va a manejar maquinaria pesada bajo sus efectos. De aquí radican dos problemas básicos: la automedicación y no advertir al médico de la necesidad de conducir.

En primer lugar, no debemos utilizar fármacos sin la supervisión de un médico, ya que no sabemos si lo que tomamos es el correcto para nuestros síntomas ni los efectos secundarios o interacción con otras sustancias que éste puede causar. Es importante saber que los antihistamínicos, los medicamentos usados para combatir la alergia, incluyen en sus cajas y en sus prospectos indicaciones advirtiendo de ello en caso de que interfieran con la conducción.

En segundo lugar, siempre se debe indicar al médico que se va a conducir durante el tratamiento. De esta forma, éste nos podrá recetar algunos de los medicamentos sin efectos secundarios o indicarnos en qué franjas horarias tomarlos para reducirlos. Los que utilizan como principio activo bilastina, ebastina, desloratadina, loratadina y terfenadina NO producen efectos secundarios que afecten a la conducción.

Algunos consejos más para conductores alérgicos

  • Es recomendable subir las ventanillas del vehículo para que no entre polen que agrave nuestra situación.
  • Si el vehículo no tiene filtros HEPA (filtros de aire y antipolen), no debemos accionar el aire acondicionado.
  • Las gafas de sol protegen los ojos de alérgenos, reduciendo el lagrimeo y picor.
  • Se debe evitar conducir por zonas húmedas y al amanecer, ya que hay mayor concentración de polen.
  • Mantén el interior del coche limpio para evitar acumulaciones de alérgenos.
  • Planifica tus viajes e infórmate de los niveles de polen en tu destino.

Fuente: DGT