¿El renting de coches es un gasto deducible?

El renting de coches es un gasto deducible

¿El renting de coches es un gasto deducible?

Cada vez más empresarios y autónomos optan por el renting, de hecho, más de un 20% de todos los coches matriculados durante el último trimestre en nuestro país fueron de renting.  Una de las grandes ventajas de este modelo frente a la compra de vehículos es que no es necesaria una gran inversión inicial para poder disponer de una flota. Mientras que, cuando se adquiere un coche en propiedad, este pierde gran parte de su valor nada más salir del concesionario.

Además del ahorro inicial y de las comodidades que ofrece el renting, la fiscalidad es otro de sus puntos fuertes, ya que ofrece grandes ventajas tanto para las grandes empresas, como para las PYMES, y los autónomos. ¿Quieres conocerlas todas? Te explicamos los beneficios fiscales a los que puedes optar si te decides a mantener tu flota con esta modalidad, porque efectivamente… ¡El renting es deducible!

Deducir el renting del IRPF o del Impuesto de Sociedades

La cuota de renting es deducible al 100% del Impuesto de Sociedades o del IRPF, dependiendo si se tributa como autónomo o como empresa. Para poder llevar a cabo la deducción de los impuestos es necesario que el autónomo o la empresa puedan acreditar que se trata de una inversión necesaria para lograr los objetivos de negocio de la organización. Es decir, que el renting debe ser un gasto necesario para realizar la actividad de la empresa.

Teniendo en cuenta lo anterior, para deducir las cuotas mensuales de renting, ya sea del IRPF o del Impuesto de Sociedades, solo hay que cumplir con tres requerimientos legales muy simples, que son los exige la normativa. Toma nota:

  • Es necesario disponer de una factura de cada una de las cuotas, para poder acreditar el gasto.
  • El gasto debe registrarse en la contabilidad de la empresa
  • Debe aplicarse como imputación temporal.

Deducir el renting del IVA

Además de poder deducirnos la base imponible de las cuotas de renting de manera íntegra, ¡también es posible desgravar el 100% del IVA de las facturas de renting! Para ello, es necesario que el vehículo se utilice exclusivamente para actividades relacionadas con la actividad de la empresa o del autónomo.

Para poder acreditar que el uso del vehículo se ciñe exclusivamente a la actividad empresarial o de negocio, muchas organizaciones optan por mantener los vehículos en el garaje de la empresa durante los fines de semana y los periodos vacacionales.  Otra opción que también permitiría deducir el 100% del IVA -especialmente a los autónomos- es rotular el vehículo con el logo de la empresa.

En cualquier caso, cuando no se pueden cumplir ninguno de los dos requisitos anteriores, siempre se puede optar al menos a la deducción del 50% del IVA correspondiente a la cuota del renting, ya que la Agencia Tributaria parte de una presunta afectación de ese porcentaje en los vehículos.


Quizás te puede interesar:


La posibilidad de deducir la cuota del renting mediante estos dos impuestos supone una gran ventaja económica. Para muchas empresas y profesionales la fiscalidad es uno de los factores decisivos, ya que, si se opta por la compra de un vehículo, las restricciones y los requisitos para la amortización de la inversión son mucho mayores.

¿Has calculado ya cuánto podrías ahorrarte? Recuerda que además de las ventajas fiscales, el renting incluye la gestión de todo lo relacionado con la flota (seguro, revisiones, trámites administrativos, etc.), por lo que también ahorrarás en tiempo y en los recursos destinados en mantener la flota a punto.

Inauguración de una nueva sede de Alquiber en Oviedo

Logo noticias inversores

Inauguración de una nueva sede de Alquiber en Oviedo

La apertura de nuevas delegaciones de Alquiber, una gran expansión que está consiguiendo acercar a grandes empresas, pymes y autónomos de toda España su exitoso modelo de negocio, se ha convertido en los últimos meses en uno de los más llamativos movimientos de la empresa. Junto a Barcelona, Bilbao, Burgos, Madrid (Fuenlabrada y Valdemoro), Málaga, Murcia, Santander, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vigo-Pontevedra, Lleida, A Coruña, Tarragona, Zaragoza y Palma de Mallorca, Alquiber ya tiene a disposición de sus clientes un nuevo centro en Oviedo, que eleva hasta 18 sus representaciones en toda la geografía española.

Con esta apertura, la expansión nacional de Alquiber, cuya misión consiste en gestionar la movilidad del cliente de forma sostenible y eficiente, con especial interés en la customización de vehículos y la atención personalizada, se acerca a su objetivo de contribuir al desarrollo del negocio de grandes empresas, pymes y autónomos, sea cual sea el lugar en el que desarrollen su actividad.

Los servicios de esta delegación, la primera de Alquiber en Asturias, estarán dirigidos, como en el resto de centros repartidos por España, al renting flexible de vehículos industriales, comerciales, isotermos y frigoríficos para empresas, de diversas actividades y sectores, como eléctricas, constructoras, eólicas, forestales y agrícolas, entre otras muchas.

La nueva delegación de Oviedo, con unas instalaciones de más de 2.500 m2 y situada en la Nave 1 de la Calle B, parcela 50, del Polígono de Asipo, en Llanera, dispondrá, al igual que el resto de centros de Alquiber, de la completa flota de la compañía, con turismos, furgonetas pequeñas (2-3-5 plazas), furgones medianos y grandes (3-6-9 plazas), pick-up, camiones, SUV, todoterrenos, isotermos (furgonetas, furgones, camiones), turismos híbridos, GLP o GNC y eléctricos y cualquier tipo de vehículo industrial o comercial que se le solicite durante los 365 días del año.

Además, desde su nueva base asturiana, Alquiber potenciará los nuevos modelos de movilidad poniendo a disposición de sus clientes diversos modelos eléctricos y de gas, con los que satisfarán del modo más limpio las necesidades de su negocio, y siempre con las habituales facilidades del renting flexible de Alquiber: control de gasto total, gracias a una mensualidad fija y sin sorpresas; flexibilidad para que puedan devolver antes los vehículos sin penalización; y una exhaustiva personalización de los vehículos (baca, bola, carros, cesta, isotermos…) a cargo de los especialistas de la propia Alquiber, entre otras.


Quizás te puede interesar:


Alquiber es una compañía española fundada en 2000, líder en el negocio del renting flexible orientado a grandes empresas, pymes y autónomos que necesiten vehículos, ya sean industriales o comerciales, para desarrollar sus planes de negocio. En julio del 2018, Alquiber comenzó a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) en el segmento de Empresas en Expansión, convirtiendo el crecimiento en el principal impulsor de la empresa, tanto en lo referido al aumento de la flota como en la apertura de nuevas delegaciones. La capitalización bursátil actual de la compañía se sitúa cerca de los 35M€.

En el primer semestre de 2019 la compañía contaba con una flota de 8.232 vehículos lo que supuso un aumento del 22% respecto al mismo periodo del 2018. Las ventas crecieron un 26% alcanzando los 24M€. El beneficio operativo (EBITDA) aumentó en el periodo un 30% hasta acercarse a los 13M€. El Margen EBITDA, en este primer semestre, aumentó hasta el 54%, mejorando el 53% del cierre del 2018. Las inversiones operativas en los seis primeros meses de 2019 ascendieron a 25M€, fundamentalmente en la apertura de nuevas sedes.

Diferencias entre un vehículo isotermo, refrigerado y frigorífico

Diferencias entre un vehículo isotermo, refrigerado y frigorífico

Diferencias entre un vehículo isotermo, refrigerado y frigorífico

El transporte de productos perecederos es una de las operaciones más delicadas, el valor de la mercancía depende de que el traslado se haga correctamente, sin romper la cadena de frío y a unas temperaturas controladas en todo momento. Sin estas precauciones, o si no utilizan los vehículos adecuados para cada tipo de producto, se corre el riesgo de echar a perder la mercancía y todo el trabajo realizado.

Para asegurar las condiciones óptimas de la mercancía, sin que los alimentos pierdan calidad, y se mantengan además en perfectas condiciones estéticas, es muy importante conocer bien la diferencia entre un vehículo refrigerado, un vehículo isotermo, y un vehículo frigorífico; solo así podrás escoger el que más se adapta a las necesidades de tu actividad.

Características vehículo isotermo

Vehiculo isotermo

La principal función de un vehículo isotermo es impedir que se produzca un traspaso de calor entre el exterior y el interior del vehículo. Para ello, el vehículo isotermo cuenta con una caja especial donde se transporta la mercancía que está fabricada con materiales aislantes. De ese modo las paredes, el techo, el suelo, e incluso las puertas del vehículo isotermo, impiden el traspaso de calor. Con los vehículos isotermos es especialmente importante realizar la carga y descarga de una manera rápida, para no mantener el interior de la caja expuesto a durante más tiempo del necesario.

Características vehículo refrigerado

vehículo refrigerado

Al igual que ocurre con los vehículos isotermos, un vehículo refrigerado cuenta con una caja aislante, y además cuenta también con la ayuda de una fuente de frío – distinta de un equipo mecánico o de absorción- que permite bajar la temperatura de la caja y mantenerla. Normalmente la fuente de frío de un vehículo refrigerado está implementada a través hielo o gas. Un vehículo refrigerado funciona en condiciones óptimas mientras la temperatura media exterior sea de hasta 30 grados.

En función de la temperatura que mantienen en la caja, podemos diferenciar cuatro clases de vehículos refrigerantes:

    • Clase A (RRA): hasta un máximo de 7ºC.
    • Clase B (RRB): hasta un máximo de –10ºC.
    • Clase C (RRC): hasta un máximo de –20ºC.
    • Clase D (RRD): hasta un máximo de 0ºC.

Características vehículo frigorífico

vehículo frigorífico

Lo que caracteriza a un vehículo frigorífico es que cuenta con un dispositivo de producción de frío, además de contar con una caja aislante. El dispositivo puede ser un grupo mecánico de comprensión, o una máquina de absorción. Independientemente del sistema que utilice, un vehículo frigorífico consigue reducir la temperatura de la caja y mantenerla estable durante todo el trayecto.

Ahora que ya conoces las diferencias entre estos tres tipos de vehículos, puedes escoger el que mejor se adapte a tu actividad.

También te resultará muy útil saber que el transporte de alimentos perecederos se rige por el Real Decreto 1202/05, que establece las condiciones que deberán cumplirse durante el trayecto desde el lugar de carga al de descarga, así como todos los movimientos que sufrirán este tipo de productos durante este proceso.


Quizás te puede interesar:


Otra regulación que debes conocer si tienes una flota de frío, o transportas alimentos perecederos es el acuerdo internacional ATP, donde se establecen las normas que rigen el transporte de cada tipo de alimentos en condiciones óptimas para su consumo.

Si tienes alguna duda sobre qué tipo de flota de frío es la más adecuada para tu actividad, en Alquiber ponemos a tu disposición nuestra experiencia de más de 30 años en el sector, y te ofrecemos un presupuesto personalizado sin compromisos.

5 preguntas para elegir bien un coche en renting

como elegir bien un coche en renting

5 preguntas para elegir bien un coche en renting

Autónomos, pymes, grandes empresas, y ¡también particulares!, cada vez más personas apuestan por el renting, por todas las ventajas y comodidades que supone. Si quieres descubrir cómo elegir bien tu coche en renting, te damos todas las claves para que consigas el vehículo y el contrato que se adapten como un guante a tu situación.

¿Qué uso le voy a dar al vehículo?

Cada contrato de renting es diferente, porque en cada uno de ellos se reflejan las necesidades específicas del cliente. Por eso conviene tener claro qué necesitamos antes de firmar un tipo de contrato u otro, y pedir siempre presupuesto.

Dos de los aspectos fundamentales que debes tener en cuenta son la duración del contrato y el número de kilómetros estimados que conducirás con el coche. La duración habitual de los contratos de renting varía entre uno y cinco años, y el número de kilómetros estimados se calcula por tramos. Por tanto, tu primera misión para elegir bien será calcular estos dos factores.

¿Contrato cerrado o renting flexible?

No pasa nada si no sabes con exactitud cuántos kilómetros harás o cuánto tiempo necesitarás el coche. Aunque siempre es necesaria una estimación inicial para realizar un contrato, el renting flexible con contratos abiertos, te permite modificar las condiciones sin ninguna penalización, a diferencia de los contratos cerrados, en los que tendrás que pagar un sobrecoste si modificas las condiciones o conduces más kilómetros de los acordados.

En consecuencia, si tienes muy claras y estudiadas tus necesidades, quizá un renting cerrado sea una buena opción para ti; en cambio, si tienes un negocio estacional, utilizas el coche para trayectos diferentes, o no puedes prever todas las necesidades que te van a surgir, lo mejor para ti es un renting flexible.

¿Qué servicios debe incluir?

Una de las ventajas del renting es que te permite olvidarte de todos los trámites, papeleos, revisiones, y gestiones en general que conlleva la compra y el mantenimiento de un vehículo propio. Por eso, y aunque siempre debes poder elegir los servicios incluidos en tu cuota de renting, los más recomendable es que el contrato cubra el mayor número de servicios posible: el seguro a todo riesgo, la ITV, los recambios por desgaste, el coche de sustitución, la gestión de multas, el pago de impuestos, la asistencia en carreteras, el GPS, etc.

¿Qué tipo de vehículo necesito?

Antes de lanzarte a elegir el coche que siempre has deseado tener, piensa primero en las necesidades reales, y después en la estética. ¿Cuánto espacio necesitas? ¿Llevarás pasajeros habitualmente, o sacarás más partido a la zona de carga? ¿Transitarás por carretera y ciudad, o necesitas un vehículo que responda bien en caminos y en tierra?


Quizás te puede interesar:


Aunque con un contrato de renting flexible siempre puedes modificar o cambiar las características de tu flota, conviene meditar si para tu actividad es más conveniente un turismo o un SUV, o un pick-up frente a una furgoneta. Además, si necesitas accesorios especiales, como bandejas transportadoras, accesorios isotermos, bacas, enganches, etc. puedes incluirlo en el contrato desde el primer momento.

¿Qué combustible me compensa más?

No es ni mucho menos una decisión baladí, decantarse por la mejor opción puede suponer miles de euros de ahorro… Si vas a circular por carretera, con un uso intensivo y el vehículo es pesado, la mejor opción suele ser el diésel; en cambio para trayectos más reducidos, con un velocidad moderada y coches más ligeros, la gasolina suele ser más rentable. En cambio, si casi siempre vas a circular por la ciudad, un híbrido o un coche eléctrico no solo pueden ahorrarte dinero, sino que también pueden facilitarte el aparcamiento y la circulación en las ciudades con protocolo anticontaminación.

Si puedes contestar a estas 5 preguntas, ya solo te queda pedir un presupuesto y empezar a disfrutar -en menos de 24 horas- de tu nuevo coche de renting. ¡Buen viaje!

Aprende a distinguir entre un renting y un leasing

cómo distinguir entre un renting y un leasing

Aprende a distinguir entre un renting y un leasing

El renting y el leasing son dos fórmulas contractuales que permiten disponer de un vehículo sin un gran desembolso inicial, y aunque cada vez más particulares recurren a alguna de estas opciones, están especialmente pensadas para PYMES, autónomos y emprendedores.

Es habitual que surjan dudas y confusiones entre las dos modalidades, por eso te explicamos las diferencias entre el leasing y el renting y qué ventajas aporta cada una, para que puedas distinguir la fórmula más idónea para las circunstancias de tu negocio.

¿Qué es un renting?

El renting es una modalidad de contrato que permite disfrutar de un vehículo sin tenerlo en propiedad, a cambio de la satisfacción de unas cuotas pactadas con la empresa. Sin embargo, no se trata de un alquiler convencional, ya que con el renting se adquiere un servicio que incluye mucho más que un coche: El seguro, la asistencia en carretera, las reparaciones, todos los trámites, la ITV, el mantenimiento, el seguro, etc. ¡Todo está incluido en la cuota mensual!

El renting está pensado para poder disponer de un vehículo sin tener que desembolsar una gran cantidad de dinero, y sin tener que preocuparse de ningún aspecto del vehículo, más que de que sacarle partido con la actividad de la empresa.

El renting flexible, que es la modalidad más recomendable, permite modificar el contrato en función de las necesidades del cliente, la estacionalidad del negocio, y no tiene límite de kilometraje.

En qué consiste un leasing

El leasing consiste en un contrato de alquiler de un vehículo, que también se financia mediante cuotas, aunque solo incluye el vehículo y ninguno de los servicios del renting. El leasing en cambio, tiene la particularidad de que al finalizar el contrato, debe existir la opción de comprar el vehículo por su valor residual.

Los contratos de leasing tienen una duración mínima de dos años durante los cuales no se pueden modificar las condiciones, y solamente tras la finalización del contrato se podrá acceder a la compra del vehículo, o devolverlo en caso de no estar interesados.

Principales diferencias entre renting y leasing

La principal diferencia entre el renting y el leasing es que el renting ofrece un servicio todo incluido en una cuota, mientras que el leasing es una forma de alquilar un coche con opción a compra.

Con un renting flexible se pueden modificar las condiciones del contrato, el número de vehículos, las características, etc. en función de las necesidades del negocio, sin tener que pagar gastos de cancelación o modificación; en cambio el leasing no es tan flexible, debido a que el contrato de alquiler es sobre un coche determinado y no un servicio.


Quizás te puede interesar:


Con el renting la compañía mantiene tanto la propiedad como la titularidad del vehículo que estemos utilizando, mientras que con leasing la titularidad pasa al cliente, aunque la compañía mantiene la propiedad. Por eso la administración del vehículo es responsabilidad del cliente si se opta por el leasing.

Interesa más el renting o el leasing

Cada empresa tiene unas circunstancias y particularidades que harán que se incline la balanza hacia un modelo u otro en función de las necesidades del negocio. No obstante, la flexibilidad del renting suele ser la opción ideal para la mayoría de los negocios que buscan disponer de una flota o un vehículo con todos los beneficios fiscales, y sin las complicaciones administrativas de tener que gestionarla.

La cuota del leasing suele ser más económica, pero el cliente se debe hacer cargo de todos los aspectos de la flota, lo que implica no solo un gasto económico sino también de tiempo, recursos y personal…lo que hace complicado prever los gastos mensuales de la flota, ya que variarán siempre en función de múltiples imprevistos.