Cómo mantener las lunas y los limpiaparabrisas en perfecto estado

mantener las lunas y los limpiaparabrisas en perfecto estado

Mosquitos, arañazos, deslumbramientos, vaho… ¿Cuántas veces la conducción se ha convertido en una yincana debido al mal estado de las lunas? 

Cuando las lunas y el sistema de limpiaparabrisas no se encuentran en perfecto estado basta con alguna inclemencia climática para empeorar la situación y hacer de la carretera un peligro real por la falta de visibilidad adecuada. 

En Alquiber nos preocupamos por tu seguridad, por eso queremos contarte cómo mantener las lunas y los limpias en perfecto estado con los mejores consejos. 

Cuándo cambiar las escobillas

Tener las escobillas de los limpiaparabrisas en buenas condiciones es imprescindible, siempre las necesitamos cuando menos lo esperamos. Estas son algunas señales de que necesitas cambiar las escobillas con urgencia: 

  • Si al activar el limpia la luna sigue empañada o quedan restos de suciedad con las típicas franjas entre medias lo que ocurre es que las escobillas están desgastadas, simplemente necesitas cambiarlas. 
  • Otra señal de desgaste y deterioro son los movimientos extraños (a veces se quedan encasquilladas), y los ruidos que no deberían aparecer (normalmente un chirrido cuando entran en contacto con alguna zona de la luna). Es importante sustituir las escobillas para que no acaben deteriorando el cristal. 
  • Si no has notado ninguno de estos síntomas pero hace más de dos años que no sustituyes las escobillas, ha llegado el momento de hacerlo. ¡Antes de que dejen de funcionar en plena tormenta el día menos pensado!

Limpieza y mantenimiento de los limpiaparabrisas

  • Limpia las escobillas una vez al mes para evitar que se acumule la suciedad y dañe tanto los cristales como los limpiaparabrisas. La mejor forma de hacerlo es con una bayeta o un trapo humedecido. Retira el brazo del cristal y pasa el trapo a través de la goma para retirar el polvo y las partículas acumuladas. 
  • Si están muy muy sucias puedes utilizar una esponja suave con un poco de jabón para una limpieza más profunda, nunca uses estropajos o elementos agresivos con las gomas. 
  • Evita utilizar los limpiaparabrisas para quitar el hielo de la luna, si lo haces corres el riesgo de gastar la goma, rayarla, y dejarla inservible. Utiliza una rasqueta para retirar el hielo, que además es mucho más rápida y eficiente, así evitarás tener que cambiar las escobillas con demasiada frecuencia. 
  • Presta la misma atención y cuidados al limpiaparabrisas delantero y al trasero. Tener una buena visibilidad en el cristal de atrás también es imprescindible en la carretera.  
  • Por último, no te olvides de rellenar el líquido del limpiaparabrisas, y comprobar de vez en cuando que el mecanismo no está obstruido. 

Las lunas del coche

Las lunas del coche son aún más importantes que los limpiaparabrisas, ya que no son tan fáciles de sustituir y la visibilidad depende completamente de ellos. 

Limpieza

Para limpiar las lunas del coche es muy importante usar productos específicos, con ellos evitarás los deslumbramientos por reflejos en el cristal y también el empañamiento de las lunas. 

Utiliza una esponja suave y un trapo o que no deje residuos, como las bayetas de microfibra. Puedes utilizar agua a presión para limpiar bien las zonas más difíciles. Elige un día con sol para limpiar las lunas de tu coche ¡tendrás un mejor resultado!

Mantenimiento

Evita que la luna delantera del coche esté expuesta al frío y al calor extremo, especialmente cuando lo dejas a la intemperie. Para ello existen protecciones especiales que previenen de la acumulación de hielo y protegen los cristales del calor.  

Revisa periódicamente las lunas, si descubres un arañazo o el típico “picotazo” no lo ignores, llévalo al taller o habla con tu seguro para repararlo, con las vibraciones del vehículo puede ir a más, mientras que si se repara a tiempo no necesitarás cambiar el cristal. 

Esperamos que con estos consejos puedas tener las lunas del coche siempre a punto y mantener una visión de lince en la carretera tanto si llueve como si hace sol.

Preferencias de Privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.