Conducir con niebla

La niebla es uno de los fenómenos atmosféricos más molestos a la hora de conducir, ya que reduce la visibilidad considerablemente, aumentando el riesgo.

Te traemos unas reglas para que, con niebla, conduzcas seguro

 

Luces de cruce y antiniebla

En  las situaciones de niebla, lo correcto es utilizar las luces de posición, cruce y antinieblas. Un fallo común es pensar que se deben poner las luces de carretera o largas, pero éstas sólo dificultan más la visión al reflejarse en la niebla. Las antinieblas delanteras, por otro lado, están diseñadas para evitar este efecto y alumbran mejor la calzada. Las antinieblas traseras están diseñadas para ser vistos, pero deben utilizarse únicamente con niebla muy densa, ya que pueden molestar a otros conductores. Llevarlas encendidas en, por ejemplo, una retención, es sancionable. Recuerda: hay que ver bien y ser vistos.

Conducir con niebla luces


Quizás te puede interesar:


Regla de las 3 V

Se debe adaptar la velocidad y distancia de seguridad en función de la visibilidad. Para ello, utiliza la regla de las 3V: Visibilidad (V) = Velocidad (V) = Vehículo delantero (V). Por ejemplo: Visibilidad (50 metros) = Velocidad (50 Km/h) = Vehículo delantero a 50 metros.

Otras recomendaciones

Comprueba que los limpiaparabrisas funcionan correctamente. La niebla irá mojando poco a poco la luna y deberás utilizarlos.

No frenes bruscamente y evita adelantamientos.

Toma preferiblemente como referencia las marcas de la derecha de la calzada en caso de niebla muy densa.

Si surge cualquier incidencia en carretera, enciende inmediatamente los warning, faros y antinieblas.

Preferencias de Privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.