Consejos para viajar con nieve

Durante los próximos días la borrasca Filomena dejará nieve en prácticamente todas las zonas del país. En Alquiber compartimos contigo los mejores consejos para conducir seguro durante las nevadas de invierno.

Antes de salir

La previsión es fundamental en invierno, las condiciones meteorológicas y las circunstancias del camino puede cambiar en cualquier momento, así que antes de empezar tu ruta asegúrate de llevar contigo algunas cosas que pueden salvar tu viaje:

  • Ropa de abrigo
  • Algo de comida y agua
  • El depósito lleno
  • Las cadenas, puestas o en el maletero
  • Una linterna
  • El cargador del móvil.

Si el coche se encuentra ya en zona de nieve, retírala con una pala para evitar derrapar al salir del aparcamiento, y valora la necesidad de poner las cadenas. Recuerda que el sistema de ESP aporta seguridad en condiciones de baja adherencia, pero si llevas cadenas no lo debes activar.

Calienta el motor durante unos minutos antes de iniciar la marcha para que los líquidos de la máquina comiencen a fluir, y asegúrate de tener todos los espejos limpios, ¡y las manos desentumecidas!

En carretera

Usa marchas largas

Al conducir con nieve lo más recomendable es reducir la velocidad considerablemente y mantener las marchas largas para no poder la adherencia al hacer la tracción. Lo ideal es una velocidad baja y constante con una marcha larga a bajas revoluciones.

Si tienes que descender un puerto, sí es recomendable acortar un poco las marchas para que el motor ayude a retener el vehículo, de ese modo evitarás tener que utilizar tanto el freno.

Aumenta la distancia de seguridad

Cuando se conduce con nieve los imprevistos están siempre al acecho, es imprescindible aumentar la distancia de seguridad con otros vehículos. Ten en cuenta que, aunque tus reflejos estén en perfecto estado, el coche no reaccionará igual que en el asfalto seco.

Frena con mucha suavidad

Lo ideal es no tener que pisar prácticamente el freno, si sueltas el acelerador con antelación podrás reducir la marcha de forma segura. Pero si necesitas frenar, hazlo con delicadeza, nunca pises el pedal hasta el fondo ni de forma abrupta, así evitarás que las ruedas se bloqueen y patinen sobre la pista.

Sobre todo, evita frenar en curva o cuando las ruedas no están rectas. En caso de derrape, mantén la calma y no des un volantazo para rectificar la dirección. Suelta el acelerador, y corrige la dirección con movimientos suaves.

Evita las maniobras bruscas

Los movimientos súbitos son los principales enemigos de una conducción segura con nieve, así que no vayas con prisa, disfruta del paisaje, y conduce en “modo zen”. Evita los adelantamientos, los cambios de carril innecesarios, los frenazos, los cambios de marcha y deja que el coche “resbale” por la carretera con suavidad y manteniendo una buena distancia de seguridad.

Al dejar el coche

Con los consejos anteriores esperamos que llegues a tu destino sin ningún problema. Pero antes de cantar victoria, te recomendamos que tomes un par de precauciones al estacionar el coche:

  • No dejes puesto el freno de mano hasta el fondo, si se congela será imposible quitarlo. Para compensar, puedes dejar engranada una marcha en el vehículo para evitar que se mueva.
  • Pon un cartón bajo los limpiaparabrisas, evitarás que se congelen y además te encontrarás la luna despejada de hielo cuando vayas a coger el coche de nuevo.

Recuerda que lo importante es llegar al destino sano y salvo.  ¡Te deseamos una feliz y segura conducción de invierno!

Preferencias de Privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.