Los neumáticos en los coches de Renting Flexible

Los neumáticos en los coches de Renting Flexible

Una de las grandes ventajas de los vehículos de renting flexible es que incluyen el mantenimiento del coche, y por lo tanto ¡también el cambio de los neumáticos de tu coche de renting!

Es fantástico no tener que preocuparse por los gastos adicionales…pero, aunque la empresa de renting se encargue del cambio de neumáticos, debemos estar atentos al estado de las ruedas de nuestro coche de renting, ya que tanto la seguridad como la eficiencia del vehículo podrían verse seriamente afectadas.

¿Cuándo se cambian los neumáticos?

Hay 3 circunstancias que hacen inaplazable un cambio de neumáticos:

  • Cuando los neumáticos tienen más de 10 años
  • Cuando los neumáticos tienen algún tipo de corte, abolladura, arañazo o están deformados
  • Cuando las gomas de los neumáticos están desgastadas.

Para cerciorarnos de que los neumáticos de nuestro coche de renting se encuentran en buen estado debemos revisarlos al menos una vez al mes, y hacer otra revisión a fondo siempre que vayamos a iniciar un viaje largo.  En estas revisiones periódicas es muy importante controlar el grado de desgaste de los neumáticos. ¡Te enseñamos varias formas de hacerlo!

El grado de desgaste se mide por la profundidad de los dibujos que hay en las ruedas del vehículo de renting, si la profundidad es igual o menor que 1,6 milímetros los neumáticos deben ser reemplazados cuanto antes. Para medir la profundidad de los dibujos en las ruedas podemos utilizar varios métodos:

El medidor de profundidad: Es una herramienta especializada que puedes adquirir en cualquier taller o casa de repuestos. Solo tienes que introducirla entre las ranuras de los dibujos para ver si la profundidad de los mismos es la adecuada.

Los testigos de desgaste: Son los testigos que traen los neumáticos de fábrica, consisten en unos pequeños tacos de goma que miden 1,6 milímetros y están en el interior de la ranura de los dibujos. Por lo tanto, cuando los neumáticos llegan al nivel de los testigos es el momento de cambiar los neumáticos.

Una moneda: cuando no dispongas de un medidor de profundidad, ni consigas encontrar los testigos puedes utilizar una moneda para medir fácilmente la profundidad de los dibujos.

La importancia de los neumáticos en la seguridad de tu vehículo

Los neumáticos son la única parte del vehículo de renting que está en contacto directo con el asfalto, por eso es tan importante mantenerlos en buen estado, ya que de ellos dependen en gran medida aspectos tan importantes como la maniobrabilidad, la estabilidad del vehículo, la capacidad de frenado, la suspensión, y la adherencia del coche al firme de la carretera.

Para garantizar una conducción lo más segura posible con tu coche de renting, recuerda comprobar la presión de los neumáticos al menos una vez al mes. La presión adecuada para las ruedas viene definida por el tipo de coche, el tipo de neumáticos, y la estación del año, ya que el calor afecta al comportamiento de las gomas. Normalmente puedes encontrar una tabla con las indicaciones de presión en el manual de instrucciones y en el marco de la puerta del conductor.

Una presión demasiado baja puede desestabilizar el coche, aumenta su consumo y hace más probables los pinchazos; mientras que una presión demasiado alta genera un desgaste prematuro en las gomas, aumenta las vibraciones y puede provocar la pérdida de adherencia.

Ya cuentas con todas las pautas para hacer el seguimiento de los neumáticos en tu coche de renting flexible. Revísalos regularmente y recuerda…!la seguridad es lo primero!

Adoptar una conducción más ecológica

Adoptar una conducción más ecológica

El cambio climático es uno de los principales retos a los debemos hacer frente como sociedad, por eso importante adoptar una conducción lo más ecológica posible, dentro de nuestras posibilidades.

Mientras que se produce la transición ecológica, podemos utilizar nuestros vehículos diésel y gasolina de una forma más eficiente para reducir el consumo de carburante, de ese modo además de reducir los gases de efecto invernadero, también ahorraremos dinero y mejoraremos nuestra seguridad.  Con una conducción eficiente podemos ahorrar hasta un 15% de combustible…Interesante, ¿verdad?

Te contamos todo lo que puedes hacer para mejorar el consumo y reducir la contaminación que emite tu vehículo.

Disminuye la velocidad 10 km/h

Con un simple gesto como levantar el pie de acelerador ligeramente y disminuir la velocidad 10 km por hora, podemos reducir las emisiones de efecto invernadero hasta 12, 5%. Además, también ahorrarás entre 1 y 2 litros de carburante cada 100 kilómetros.

Presta atención a las ruedas

Según el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE), la falta de presión en las ruedas del vehículo aumenta considerablemente el gasto de combustible, y además, es una de las causas frecuentes de accidente, ya que el coche pierde estabilidad. El rozamiento de las ruedas con el firme genera un gasto aproximado del 20% del combustible que consumen los vehículos, manteniendo los neumáticos en buen estado y eligiendo modelos de alta eficiencia el ahorro puede ser considerable, y la circulación más segura.

Cada vehículo tiene una presión recomendada para los neumáticos en función del modelo, y de la época del año, es recomendable revisar la presión una vez al mes. Una presión 0.5 bares más baja de lo recomendada supone un 5% de aumento de carburante.

Usa las marchas de forma correcta

Conducir usando las marchas largas es otra de las prácticas que ayudan a reducir emisiones y ahorrar combustible. El IDEA recomienda circular siempre en la marcha más larga, dentro de lo posible y sin forzar el motor. La primera marcha se debe usar solamente para arrancar el coche, y cambiar rápidamente a segunda pasados un par de segundos. Lo ideal es conducir en la marcha más alta al alcanzar los 60km/hora. En cuanto a las revoluciones, la recomendación es mantener el motor a 2.000 y 2.500 rpm en los vehículos de gasolina y entre 1.500 y 2.000 para los diésel.

Apaga el motor

Un coche detenido con el motor encendido puede llegar a consumir 0.7 litros la hora. Si vas a permanecer más de 2 minutos con el coche inmovilizado, es mejor apagar el motor. Al contrario de lo que se suele pensar, no perjudica al motor el encendido y apagado frecuente, pero sí puede marcar una diferencia en el nivel de consumo y de emisiones.

Otras prácticas complementarias que puedes tener en cuenta para una buena conducción ecológica son:

  • Evitar las cargas innecesarias en el maletero.
  • Realizar los cambios en recomendados de aceite y filtros
  • Conducir con las ventanillas cerradas
  • Si el vehículo cuenta con ordenador de a bordo, sigue las indicaciones sobre los cambios de marcha.
  • Planifica bien los trayectos, y organízate para compartir coche cuando te sea posible.

Sigue estos consejos para una conducción más ecológica, y tu economía, la salud, y el medio ambiente de todo el planeta te lo agradecerán.

Furgonetas de temperatura controlada en renting para pymes

Furgonetas de temperatura controlada en renting para pymes

Una de las decisiones más importantes para las pymes reside en el modelo de flota y transporte que elijan para su negocio. Si la actividad que se realiza, además, requiere de una furgoneta con temperatura controlada, la calidad y la adecuación del transporte se convierte en un asunto crucial.

El renting flexible es la fórmula ideal para las pymes en estos casos, una de sus grandes ventajas es que la empresa se encarga del mantenimiento de las furgonetas isotermas, así como de todos los trámites, papeleos, revisiones, seguros, etc. De ese modo, sin necesidad de una gran inversión, y con el pago de una cuota mensual -que es desgravable- las pymes pueden contar con una flota de vehículos isotermos o furgonetas de temperatura controlada listas para realizar su actividad.

Características de las furgonetas de temperatura controlada

Las furgonetas de temperatura controlada tienen una serie de características para controlar las condiciones de frío y calor, que hacen posible que los alimentos lleguen en perfecto estado a su lugar de destino. Tanto si se trata de un vehículo isotermo o un vehículo refrigerado, lo más importante es que logren mantener una temperatura estable dentro de los rangos establecidos para los diferentes productos.

Los vehículos isotermos y frigoríficos deben pasar las revisiones a su debido tiempo, y respetar las normas de la ATP que vienen recogidas en el acuerdo de Transporte Internacional de Mercancías Perecederas firmado por la mayoría de los países en 1970. Además, es muy importante que las furgonetas isotermas cuenten con los accesorios necesarios para que la carga se mantenga en su lugar durante el transporte.

La compra de un vehículo isotermo tiene un precio bastante elevado, por lo que adquirir estos vehículos en propiedad suele resultar muy arriesgado para las pymes, ya que conlleva una gran inversión inicial que tarda mucho en recuperarse. Por eso es interesante valorar una empresa de renting especializada, como Alquiber Frío, que permite un renting flexible en función de las necesidades sin penalización. De ese modo la estacionalidad de los negocios, y los cambios en el volumen de la actividad no tienen por qué suponer gastos adicionales.

Diferencia entre vehículo isotermo y un vehículo frigorífico

Dentro de la categoría de furgonetas de temperatura controlada podemos encontrar dos tipos distintos de vehículos: las furgonetas isotermas, y las furgonetas refrigeradas.

Las furgonetas isotermas están diseñadas para evitar el intercambio de temperatura entre en interior y el exterior del vehículo. Para ello, la parte de la caja -donde se aloja la carga- está completamente construida con materiales aislantes, tanto el suelo, el techo y las paredes, como la puerta.

Los vehículos frigoríficos tienen las mismas características que las furgonetas isotermas, y además, están dotados con un equipo de producción de frío que mantiene la refrigeración en el interior.  De ese modo, pueden mantener los productos en un rango de temperatura entre los 12 y los -20ºC, en función de la conveniencia de los productos.

¿El renting de coches es un gasto deducible?

El renting de coches es un gasto deducible

Cada vez más empresarios y autónomos optan por el renting, de hecho, más de un 20% de todos los coches matriculados durante el último trimestre en nuestro país fueron de renting.  Una de las grandes ventajas de este modelo frente a la compra de vehículos es que no es necesaria una gran inversión inicial para poder disponer de una flota. Mientras que, cuando se adquiere un coche en propiedad, este pierde gran parte de su valor nada más salir del concesionario.

Además del ahorro inicial y de las comodidades que ofrece el renting, la fiscalidad es otro de sus puntos fuertes, ya que ofrece grandes ventajas tanto para las grandes empresas, como para las PYMES, y los autónomos. ¿Quieres conocerlas todas? Te explicamos los beneficios fiscales a los que puedes optar si te decides a mantener tu flota con esta modalidad, porque efectivamente… ¡El renting es deducible!

Deducir el renting del IRPF o del Impuesto de Sociedades

La cuota de renting es deducible al 100% del Impuesto de Sociedades o del IRPF, dependiendo si se tributa como autónomo o como empresa. Para poder llevar a cabo la deducción de los impuestos es necesario que el autónomo o la empresa puedan acreditar que se trata de una inversión necesaria para lograr los objetivos de negocio de la organización. Es decir, que el renting debe ser un gasto necesario para realizar la actividad de la empresa.

Teniendo en cuenta lo anterior, para deducir las cuotas mensuales de renting, ya sea del IRPF o del Impuesto de Sociedades, solo hay que cumplir con tres requerimientos legales muy simples, que son los exige la normativa. Toma nota:

  • Es necesario disponer de una factura de cada una de las cuotas, para poder acreditar el gasto.
  • El gasto debe registrarse en la contabilidad de la empresa
  • Debe aplicarse como imputación temporal.

Deducir el renting del IVA

Además de poder deducirnos la base imponible de las cuotas de renting de manera íntegra, ¡también es posible desgravar el 100% del IVA de las facturas de renting! Para ello, es necesario que el vehículo se utilice exclusivamente para actividades relacionadas con la actividad de la empresa o del autónomo.

Para poder acreditar que el uso del vehículo se ciñe exclusivamente a la actividad empresarial o de negocio, muchas organizaciones optan por mantener los vehículos en el garaje de la empresa durante los fines de semana y los periodos vacacionales.  Otra opción que también permitiría deducir el 100% del IVA -especialmente a los autónomos- es rotular el vehículo con el logo de la empresa.

En cualquier caso, cuando no se pueden cumplir ninguno de los dos requisitos anteriores, siempre se puede optar al menos a la deducción del 50% del IVA correspondiente a la cuota del renting, ya que la Agencia Tributaria parte de una presunta afectación de ese porcentaje en los vehículos.


Quizás te puede interesar:


La posibilidad de deducir la cuota del renting mediante estos dos impuestos supone una gran ventaja económica. Para muchas empresas y profesionales la fiscalidad es uno de los factores decisivos, ya que, si se opta por la compra de un vehículo, las restricciones y los requisitos para la amortización de la inversión son mucho mayores.

¿Has calculado ya cuánto podrías ahorrarte? Recuerda que además de las ventajas fiscales, el renting incluye la gestión de todo lo relacionado con la flota (seguro, revisiones, trámites administrativos, etc.), por lo que también ahorrarás en tiempo y en los recursos destinados en mantener la flota a punto.

Diferencias entre un vehículo isotermo, refrigerado y frigorífico

Diferencias entre un vehículo isotermo, refrigerado y frigorífico

El transporte de productos perecederos es una de las operaciones más delicadas, el valor de la mercancía depende de que el traslado se haga correctamente, sin romper la cadena de frío y a unas temperaturas controladas en todo momento. Sin estas precauciones, o si no utilizan los vehículos adecuados para cada tipo de producto, se corre el riesgo de echar a perder la mercancía y todo el trabajo realizado.

Para asegurar las condiciones óptimas de la mercancía, sin que los alimentos pierdan calidad, y se mantengan además en perfectas condiciones estéticas, es muy importante conocer bien la diferencia entre un vehículo refrigerado, un vehículo isotermo, y un vehículo frigorífico; solo así podrás escoger el que más se adapta a las necesidades de tu actividad.

Características vehículo isotermo

La principal función de un vehículo isotermo es impedir que se produzca un traspaso de calor entre el exterior y el interior del vehículo. Para ello, el vehículo isotermo cuenta con una caja especial donde se transporta la mercancía que está fabricada con materiales aislantes. De ese modo las paredes, el techo, el suelo, e incluso las puertas del vehículo isotermo, impiden el traspaso de calor. Con los vehículos isotermos es especialmente importante realizar la carga y descarga de una manera rápida, para no mantener el interior de la caja expuesto a durante más tiempo del necesario.

Características vehículo refrigerado

Al igual que ocurre con los vehículos isotermos, un vehículo refrigerado cuenta con una caja aislante, y además cuenta también con la ayuda de una fuente de frío – distinta de un equipo mecánico o de absorción- que permite bajar la temperatura de la caja y mantenerla. Normalmente la fuente de frío de un vehículo refrigerado está implementada a través hielo o gas. Un vehículo refrigerado funciona en condiciones óptimas mientras la temperatura media exterior sea de hasta 30 grados.

En función de la temperatura que mantienen en la caja, podemos diferenciar cuatro clases de vehículos refrigerantes:

    • Clase A (RRA): hasta un máximo de 7ºC.
    • Clase B (RRB): hasta un máximo de –10ºC.
    • Clase C (RRC): hasta un máximo de –20ºC.
    • Clase D (RRD): hasta un máximo de 0ºC.

Características vehículo frigorífico

Lo que caracteriza a un vehículo frigorífico es que cuenta con un dispositivo de producción de frío, además de contar con una caja aislante. El dispositivo puede ser un grupo mecánico de comprensión, o una máquina de absorción. Independientemente del sistema que utilice, un vehículo frigorífico consigue reducir la temperatura de la caja y mantenerla estable durante todo el trayecto.

Ahora que ya conoces las diferencias entre estos tres tipos de vehículos, puedes escoger el que mejor se adapte a tu actividad.

También te resultará muy útil saber que el transporte de alimentos perecederos se rige por el Real Decreto 1202/05, que establece las condiciones que deberán cumplirse durante el trayecto desde el lugar de carga al de descarga, así como todos los movimientos que sufrirán este tipo de productos durante este proceso.


Quizás te puede interesar:


Otra regulación que debes conocer si tienes una flota de frío, o transportas alimentos perecederos es el acuerdo internacional ATP, donde se establecen las normas que rigen el transporte de cada tipo de alimentos en condiciones óptimas para su consumo.

Si tienes alguna duda sobre qué tipo de flota de frío es la más adecuada para tu actividad, en Alquiber ponemos a tu disposición nuestra experiencia de más de 30 años en el sector, y te ofrecemos un presupuesto personalizado sin compromisos.

5 preguntas para elegir bien un coche en renting

5 preguntas para elegir bien un coche en renting

Autónomos, pymes, grandes empresas, y ¡también particulares!, cada vez más personas apuestan por el renting, por todas las ventajas y comodidades que supone. Si quieres descubrir cómo elegir bien tu coche en renting, te damos todas las claves para que consigas el vehículo y el contrato que se adapten como un guante a tu situación.

¿Qué uso le voy a dar al vehículo?

Cada contrato de renting es diferente, porque en cada uno de ellos se reflejan las necesidades específicas del cliente. Por eso conviene tener claro qué necesitamos antes de firmar un tipo de contrato u otro, y pedir siempre presupuesto.

Dos de los aspectos fundamentales que debes tener en cuenta son la duración del contrato y el número de kilómetros estimados que conducirás con el coche. La duración habitual de los contratos de renting varía entre uno y cinco años, y el número de kilómetros estimados se calcula por tramos. Por tanto, tu primera misión para elegir bien será calcular estos dos factores.

¿Contrato cerrado o renting flexible?

No pasa nada si no sabes con exactitud cuántos kilómetros harás o cuánto tiempo necesitarás el coche. Aunque siempre es necesaria una estimación inicial para realizar un contrato, el renting flexible con contratos abiertos, te permite modificar las condiciones sin ninguna penalización, a diferencia de los contratos cerrados, en los que tendrás que pagar un sobrecoste si modificas las condiciones o conduces más kilómetros de los acordados.

En consecuencia, si tienes muy claras y estudiadas tus necesidades, quizá un renting cerrado sea una buena opción para ti; en cambio, si tienes un negocio estacional, utilizas el coche para trayectos diferentes, o no puedes prever todas las necesidades que te van a surgir, lo mejor para ti es un renting flexible.

¿Qué servicios debe incluir?

Una de las ventajas del renting es que te permite olvidarte de todos los trámites, papeleos, revisiones, y gestiones en general que conlleva la compra y el mantenimiento de un vehículo propio. Por eso, y aunque siempre debes poder elegir los servicios incluidos en tu cuota de renting, los más recomendable es que el contrato cubra el mayor número de servicios posible: el seguro a todo riesgo, la ITV, los recambios por desgaste, el coche de sustitución, la gestión de multas, el pago de impuestos, la asistencia en carreteras, el GPS, etc.

¿Qué tipo de vehículo necesito?

Antes de lanzarte a elegir el coche que siempre has deseado tener, piensa primero en las necesidades reales, y después en la estética. ¿Cuánto espacio necesitas? ¿Llevarás pasajeros habitualmente, o sacarás más partido a la zona de carga? ¿Transitarás por carretera y ciudad, o necesitas un vehículo que responda bien en caminos y en tierra?


Quizás te puede interesar:


Aunque con un contrato de renting flexible siempre puedes modificar o cambiar las características de tu flota, conviene meditar si para tu actividad es más conveniente un turismo o un SUV, o un pick-up frente a una furgoneta. Además, si necesitas accesorios especiales, como bandejas transportadoras, accesorios isotermos, bacas, enganches, etc. puedes incluirlo en el contrato desde el primer momento.

¿Qué combustible me compensa más?

No es ni mucho menos una decisión baladí, decantarse por la mejor opción puede suponer miles de euros de ahorro… Si vas a circular por carretera, con un uso intensivo y el vehículo es pesado, la mejor opción suele ser el diésel; en cambio para trayectos más reducidos, con un velocidad moderada y coches más ligeros, la gasolina suele ser más rentable. En cambio, si casi siempre vas a circular por la ciudad, un híbrido o un coche eléctrico no solo pueden ahorrarte dinero, sino que también pueden facilitarte el aparcamiento y la circulación en las ciudades con protocolo anticontaminación.

Si puedes contestar a estas 5 preguntas, ya solo te queda pedir un presupuesto y empezar a disfrutar -en menos de 24 horas- de tu nuevo coche de renting. ¡Buen viaje!

Aprende a distinguir entre un renting y un leasing

blog01

El renting y el leasing son dos fórmulas contractuales que permiten disponer de un vehículo sin un gran desembolso inicial, y aunque cada vez más particulares recurren a alguna de estas opciones, están especialmente pensadas para PYMES, autónomos y emprendedores.

Es habitual que surjan dudas y confusiones entre las dos modalidades, por eso te explicamos las diferencias entre el leasing y el renting y qué ventajas aporta cada una, para que puedas distinguir la fórmula más idónea para las circunstancias de tu negocio.

¿Qué es un renting?

El renting es una modalidad de contrato que permite disfrutar de un vehículo sin tenerlo en propiedad, a cambio de la satisfacción de unas cuotas pactadas con la empresa. Sin embargo, no se trata de un alquiler convencional, ya que con el renting se adquiere un servicio que incluye mucho más que un coche: El seguro, la asistencia en carretera, las reparaciones, todos los trámites, la ITV, el mantenimiento, el seguro, etc. ¡Todo está incluido en la cuota mensual!

El renting está pensado para poder disponer de un vehículo sin tener que desembolsar una gran cantidad de dinero, y sin tener que preocuparse de ningún aspecto del vehículo, más que de que sacarle partido con la actividad de la empresa.

El renting flexible, que es la modalidad más recomendable, permite modificar el contrato en función de las necesidades del cliente, la estacionalidad del negocio, y no tiene límite de kilometraje.

En qué consiste un leasing

El leasing consiste en un contrato de alquiler de un vehículo, que también se financia mediante cuotas, aunque solo incluye el vehículo y ninguno de los servicios del renting. El leasing en cambio, tiene la particularidad de que al finalizar el contrato, debe existir la opción de comprar el vehículo por su valor residual.

Los contratos de leasing tienen una duración mínima de dos años durante los cuales no se pueden modificar las condiciones, y solamente tras la finalización del contrato se podrá acceder a la compra del vehículo, o devolverlo en caso de no estar interesados.

Principales diferencias entre renting y leasing

La principal diferencia entre el renting y el leasing es que el renting ofrece un servicio todo incluido en una cuota, mientras que el leasing es una forma de alquilar un coche con opción a compra.

Con un renting flexible se pueden modificar las condiciones del contrato, el número de vehículos, las características, etc. en función de las necesidades del negocio, sin tener que pagar gastos de cancelación o modificación; en cambio el leasing no es tan flexible, debido a que el contrato de alquiler es sobre un coche determinado y no un servicio.


Quizás te puede interesar:


Con el renting la compañía mantiene tanto la propiedad como la titularidad del vehículo que estemos utilizando, mientras que con leasing la titularidad pasa al cliente, aunque la compañía mantiene la propiedad. Por eso la administración del vehículo es responsabilidad del cliente si se opta por el leasing.

Interesa más el renting o el leasing

Cada empresa tiene unas circunstancias y particularidades que harán que se incline la balanza hacia un modelo u otro en función de las necesidades del negocio. No obstante, la flexibilidad del renting suele ser la opción ideal para la mayoría de los negocios que buscan disponer de una flota o un vehículo con todos los beneficios fiscales, y sin las complicaciones administrativas de tener que gestionarla.

La cuota del leasing suele ser más económica, pero el cliente se debe hacer cargo de todos los aspectos de la flota, lo que implica no solo un gasto económico sino también de tiempo, recursos y personal…lo que hace complicado prever los gastos mensuales de la flota, ya que variarán siempre en función de múltiples imprevistos.

 

Reparación de tu vehículo de renting

Reparación de tu vehículo de renting

La compra de un nuevo vehículo de empresa nunca ha sido tarea fácil, ya que el consumidor tiene que valorar muchos factores para acabar tomando una decisión. No solo se tiene en cuenta el precio, sino también el tipo de vehículo, el coste de las reparaciones y las garantías a largo plazo. Por eso, cada vez está más presente la opción de adquirir un vehículo de renting que cubra todas las necesidades. Además, es una alternativa mucho más cómoda gracias a la cuota fija mensual que incluye todos los servicios.

Sin embargo, muchos usuarios descartan la opción del renting simplemente porque desconocen en qué consiste exactamente, y se hacen preguntas como qué incluye, quién paga las reparaciones o qué ventajas tiene. En el artículo de hoy te damos respuestas para que tomes la mejor decisión.

¿Quién paga las reparaciones?

Las empresas que desarrollan esta actividad, generalmente establecen una cuota mensual que incluye, entre otras cosas, las reparaciones, aunque estas suelen llevarse a cabo en talleres concretos. Somos conscientes de que esto puede ser una desventaja, por eso en Alquiber contamos con 3.500 talleres propios y concertados, para estar cerca siempre que se nos necesite.

Los arreglos por averías, el cambio de neumáticos pactado y las revisiones mecánicas los costeará la propia empresa de renting.

¿Qué ventajas ofrece el renting flexible a tu empresa?

El renting flexible consiste en el alquiler de vehículos a empresas, con una duración ajustable y que permite adaptar la flota a las necesidades que tenga la empresa en cada momento.

Esto quiere decir que un coche de renting flexible puede ayudarte a que las averías no supongan pérdidas para la empresa, ya que no solo se opta a un vehículo de sustitución, sino que además se dispone de asistencia en carretera y de un seguro a todo riesgo.

Por otra parte, es una ventaja contar con el asesoramiento personalizado siempre que se necesite, y la tranquilidad de saber que se puede localizar el vehículo en caso de robo gracias a la geolocalización.


Quizás te puede interesar:


Además, no podemos olvidar la comodidad de que sean otros los que se encarguen de los trámites administrativos, el mantenimiento, el pago de impuestos, la gestión de multas, la ITV, etc. Sin olvidar la posibilidad de planificar los gastos anuales de tu empresa con total facilidad gracias a la cuota fija, para que no haya ningún tipo de imprevisto.

Por último, nos gustaría recordar que gracias al renting el usuario podrá disfrutar de un vehículo nuevo cada vez que el contrato finalice, así como beneficiarse de la deducción total del IVA si se trata de una empresa, y la deducción proporcional si se es autónomo.

Esperamos haber aclarado algunas cuestiones importantes sobre las reparaciones de los vehículos de renting y cómo esta opción puede ayudar a las empresas a evitar posibles pérdidas mientras se llevan a cabo arreglos y reparaciones. Pero si aún te quedan dudas, te aconsejamos que te pongas en contacto con nosotros y te asesoraremos encantados.

Cómo cambiar una rueda fácilmente

Cómo cambiar una rueda fácilmente

Mantener el vehículo propio a punto es importante, pero esto se vuelve aún más necesario si se va a realizar una salida. Aun así, muchas veces surgen imprevistos que pueden dar más de un quebradero de cabeza a aquellos que deciden emprender un viaje. De hecho, según la Comunidad del Taller, la mayoría de los conductores de nuestro país no sabe llevar a cabo un cambio de neumáticos. Para afrontar este problema, en Alquiber hemos decidido contar cómo hacerlo paso a paso.

1. Buscar una zona segura

En primer lugar, es fundamental encontrar un sitio seguro para no tener que lidiar con riesgos innecesarios. Recordamos que el uso del chaleco reflectante es obligatorio, así como la colocación de los triángulos de preseñalización de peligro. Estos deben ser visibles a 100 metros y haber sido situados como mínimo a 50 metros del vehículo. También es importante encender las luces de emergencia y, si es de noche, las de corto alcance.

2. Localizar las herramientas

Es preciso tener a mano las herramientas que se van a utilizar para cambiar la rueda pinchada: el neumático de repuesto, el gato, la llave y el adaptador si el coche lleva tornillos o tuercas de seguridad.

3. Ponerse manos a la obra

Una vez situado el coche en una superficie llana y segura, lo siguiente será aflojar las tuercas de la rueda con la llave, pero sin soltarlas del todo. Es más fácil hacerlo antes de levantar el coche con el gato.

Tras esto, es conveniente consultar el manual de usuario del vehículo para saber exactamente dónde colocar el gato. Cuando se haya instalado, se elevará el automóvil unos 15 centímetros del suelo y se procederá a extraer las tuercas y el neumático pinchado. Es entonces cuando se deberá colocar la rueda nueva y se apretarán manualmente las tuercas para fijarla.

Llegados a este punto, se bajará el coche con suavidad y se acabarán de ajustar las tuercas con la llave para que el neumático quede seguro y fijo.

4. Dejar todo en orden

Para no poner en riesgo a los demás, es esencial dejar el área como ha sido encontrada. Por ello, la rueda pinchada se ubicará donde estaba la rueda de repuesto y se guardarán las herramientas que se hayan empleado. ¡No te olvides de recoger los triángulos!


Quizás te puede interesar:


5. Seguir las recomendaciones

Aunque parezca una obviedad, seguir las recomendaciones del fabricante es fundamental para mantener el coche en óptimas condiciones. Además, revisar los neumáticos antes de salir de viaje, llevar una rueda de repuesto o un kit antipinchazos y fijarse en el indicador de desgaste de la rueda puede ayudar a prevenir un posible accidente.

Sin duda, a nadie le gusta tener un reventón o pinchazo en la carretera, pero el hecho de estar preparados para afrontar la situación puede hacer que el conductor ahorre tiempo y dinero. Aún así, lo más importante en este tipo de situaciones es mantener la calma e intentar buscar una solución segura y eficaz.

El miedo a los vehículos diésel afecta al renting

El miedo a los vehículos diésel afecta al renting

Parece que es cierto, los datos no mienten y todo apunta a que la demanda de vehículos diésel de renting desciende considerablemente. Durante los últimos meses hemos ido leyendo y escuchando noticias sobre concesionarios que empezaban a aplicar descuentos para deshacerse de estos automóviles. Esta situación se debe a las restricciones impuestas por ciertas administraciones a los turismos de gasóleo. Y, como resultado, se ha desencadenado un rechazo por parte del consumidor a adquirir coches diésel.

Los motores diésel y el renting

Existe gran controversia sobre el tema, ya que las empresas de renting están sufriendo las consecuencias de estas medidas, viéndose mermadas las matriculaciones de coches de gasóleo. De hecho, se han reducido un 30 % en los últimos cuatro años, según publica El País, lo que contrasta con el crecimiento constante del sector. Manuel García, secretario general de la Asociación de Leasing y Renting, realizó unas declaraciones a Efe explicando que esto puede deberse a la incertidumbre sobre el modelo de coche del futuro. En todo caso, la matriculación de vehículos de renting se ha incrementado en España un 3,3 % en los primeros meses de 2019, como se puede leer en el diario ABC.

Tras el escándalo de las emisiones de Volkswagen, parece que hay cierto miedo por parte del consumidor a invertir dinero en coches diésel. Si a esto se le suman las restricciones por parte de los organismos oficiales para controlar las emisiones de óxidos de nitrógeno, no es de extrañar que las matriculaciones en renting de diésel hayan caído un 12 %. Este hecho no es entendible para Agustín García, presidente de la Asociación Española de Renting, quien afirma que el 90 % de los vehículos de renting son Euro 6 y con etiqueta C, lo que permite circular por las ciudades a iguales condiciones que con vehículos de gasolina. Además, los motores de gasolina emiten más CO2 que los de gasóleo, lo que no va en consonancia con los acuerdos preestablecidos sobre la reducción de este tipo de emisiones.

¿Cuál es la solución?

Una de las soluciones podría ser la utilización de biocombustibles. ¿Has oído hablar del diésel R33? También es conocido como Blue Diesel. Se trata de un biocombustible con un 20 % menos de emisiones contaminantes y al que ya han dado su aprobación marcas como Bosch o Volkswagen. ¿Será aprobado por las autoridades europeas? El inconveniente del Blue Diesel R33 es que no es compatible con todos los motores diésel.


Quizás te puede interesar:


Otra propuesta es el uso de automóviles híbridos que, de hecho, ha llegado a representar el 6 % de las matriculaciones totales en renting. Por lo que este sector cada vez tiene más autos híbridos disponibles como vehículos de renting. Por ejemplo, en Alquiber contamos con varias opciones en nuestra flota para adaptarnos a todo tipo de clientes.

Al final, lo importante es buscar un coche de renting que se adapte a las necesidades del consumidor; con la confianza y el respaldo de un buen asesoramiento por parte de una empresa experta.